10.10.12

Muñeca rota.

Los finos y delicados nudillos de una bailarina de porcelana golpearon la puerta por, al menos, décima vez. Su voz asustada y débil clamaba al otro lado una respuesta, cualquier tipo de respuesta. Lloraba, humedeciendo sus rosadas mejillas.

Pero ella no quería responder. Bebía otro trago, ya no quemaba. No dolía: aliviaba. Ella se dejaba desvanecer en el silencio del pequeño cuarto de baño sin intención alguna de decir o hacer algo más que continuar muriéndose poco a poco ahogada en lágrimas de alcohol y cócteles de emociones. ¿Por qué nadie le avisó de que la realidad era tan dura?

Sus nudillos también eran finos y delicados, también ella era una bailarina. De piel pálida y suave, de piernas largas y hermosas, flexibles y capaces de dibujar sobre las notas de un piano. Estiró sus piernas tendida en el frío suelo en la penumbra de la noche. La luz de la iluminación pública que se colaba por la pequeña ventana perfilaba el contorno de sus zapatillas de ballet. Sus viejas zapatillas de la suerte.

"Vaya mierda de suerte" ahogó en otro trago. Se sentía tan atada como las cintas que rodeaban sus tobillos, tan atrapada como la rígida postura de su espalda. Tan harta, tan cansada. Tan rendida.

Y es que no era más que otra muñeca de entre tantas. Otra muñeca utilizada y desechada. Estaba al límite, ya no soportaba que jugaran con ella y sus ojos de cristal. Su corazón de porcelana no estaba hecho para juegos tan terribles como el amor.

¿De qué sirve tanta disciplina si ni siquiera puedes educar tus sentimientos, tus ilusiones, tus impulsos? Ni siquiera bailar la podría aliviar ahora. Ni siquiera podía bailar lo que ella necesitaba bailar. Quería ser libre, estaba harta de aquella prisión de cerámica. Ella sólo quiere gritar. Gritar o dejarse morir en la soledad y la oscuridad, sin atender a los gritos del otro lado de la puerta, donde sus compañeros temen por ella y por la función. Todos preocupados más por el qué dirán que por la estrella de la compañía. Todos como figuritas todavía por estrenar, con sus zapatillas de ballet, sus mallas y sus vestidos. Su maquillaje de fantasía y su sus moños bien apretados.

Se dejó caer hacia atrás, soñando con titulares como "La muñeca que se rompió".

Afuera, la de los nudillos insistentes seguía intentando abrir aquella cerradura traicionera tras escuchar el cristal de una botella llena de penas romperse. Intentando abrirla con aceite de lágrimas como lubricante.


La encontraron inconsciente entre tules de princesa y pedazos de una luna de cristal. Sus rasgos eran como los de esa muñeca de porcelana de mejillas rosadas y labios color ciruela que todos los coleccionistas desean. Sus rizos dorados y perfectos sólo eran un espejismo. Todo el mundo lo sabía, pero siempre lo olvidaban: con la porcelana no se juega, es sumamente frágil.



________________________________________

A destacar: he tirado de algún que otro tópico en los que no creo, pero sinceramente, son de grata ayuda a la hora de caracterizar a ciertos personajes. Simplemente espero que a nadie le moleste, sobre todo si algún amante del ballet lee esto. Lo que no quiero que piense es que creo que la disciplina del ballet es mala, por que sinceramente es que el ballet y su disciplina me parecen dignos de admirar. Esto es literatura, es ficción. O al menos, es lo que intento que sea. Tenedlo siempre en cuenta.

8 comentarios:

  1. Jope, me encanta tu forma de escribir :3 Cada vez me sorprendes más y más con tus entradas, no me pierdo ni una! Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Toda ficción esta echa de pedazos de realidad, la disciplina es buena y admirable desde dentro y desde fuera pero también tiene su lado malo, como todo.
    Precioso, me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  3. me encantó. yo como amante del ballet y tambien de la literatura, diré que tu texto es precioso en ambos casos. ''con la porcelana no se juega, es sumamente fragil'' me encanta esa frase!

    Saludos de la chica de los chicles, que espera ser una muñeca de trapo, de esas que duran toda la vida(:
    http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  4. Un texto magnífico. La verdad es que el ballet es muy bonito, pero se necesita una gran disciplina desde pequeñitos inreíble, y al final no siempre lleva lejos. Esto no significa que no me guste, de hecho lo admiro, cómo tienen que trabajar para llegar a hacer un simple salto y así otros muchos movimientos.
    Un beso! :D

    ResponderEliminar
  5. Simplemente, hermoso!!
    Me gusta ver la danza, lastima que a mi madre nunca le cruzo por la mente inscribirme y luego de grande, me senti indispuesta fisicamente :s. pero al menos tengo ojos para verla y corazon para sentirla!!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Querida Yaiza, ¿qué decir? Siento tardar siempre tanto en comentar, menos mal que me conoces. Sabes que siempre me pasaré aunque sea días más tarde.
    Gracias por una nueva seguidora que le has regalado a mi blog, parece ser que la has encaminado tú o eso me ha dicho en mi último comentario.
    Vaya, los finales de tus entradas empiezan a ser del agrado de Eve, con cuerpos inconscientes tendidos en el suelo.
    Es impresionante pero en mi opinión, sobraba la explicación extraoficial que das al final. No expliques nada, eres una gran autora de breves relatos, que juega con la realidad mejor que la realidad juega con nosotras/-os.
    Eres buena, Yaiza, muy buena. Y no sé que opina la gente de verdad de verdad DE LA BUENA sobre mis textos, no sé si los comentarios que me dejan son sinceros, pero desde luego te digo, con toda la sinceridad de mi ser en la punta de mis dedos, que a mí los tuyos ME ENCANTAN.
    Dicho todo, un beso pequeña grande escritora. <3

    ResponderEliminar
  8. ¿Y si te digo que me he emocionado leyendo esto?
    Ha sido increíble hacía mucho, pero mucho tiempo que no me emocionaba leyendo y tú lo has conseguido, enhorabuena.

    ResponderEliminar