29.6.13

"You have become all I love and all I hoped for" - Parte II.


Sin mirarme, sonrió tímidamente mientras el camarero le servía aquel par de copas. Su guitarra todavía colgaba a su espalda, como si no quisiera separarse de ella. Cuando levantó la mirada, su sonrisa brilló todavía un poco más, y con naturalidad me tendió una de esas dos copas que el camarero acababa de servir. Nadie reparaba en nosotros, al igual que nadie había reparado nunca en él o en mí. Pronto, antes de que alguien pudiese sentirse incómodo con ese extraño silencio lleno tan sólo de insulsas conversaciones, alguien puso un CD de country. Pero era hora de que fuéramos nosotros los que nos olvidáramos, por una vez, de ese mundo que tantas veces nos había ignorado.

Cogí el vaso directamente de su mano, ambos sentimos un pequeño chispazo cuando nuestras manos se rozaron. Simultáneamente, me invitó a caminar hacia una pequeña mesa en la esquina de "no quiero saber nada de vosotros", y de sus labios ya escapaba su nombre.

Afuera, las nubes descargaban de nuevo, pero ¿qué importaba eso ya? Si ya me había perdido entre su mirada y los recuerdos que acontecieron a aquella espontánea conversación, que sin planearlo, sin soñarlo siquiera, había hecho de nuestros días pequeños regalos que recordaríamos en cada instante, entre acorde y acorde, como un recuerdo enredado entre sus cuerdas.

Incluso cuando abría mis ojos y él me esperaba al otro lado de la cama, sumido en un profundo sueño que me permitía perder, esta vez, la cuenta de los lunares de su espalda hasta que despertaba y con su sonrisa destruía todas esas cuentas imaginarias que pretendían calcular cuánto más duraría toda aquella maravillosa felicidad.

Incuso cuando le escuchaba desde la cocina coger su guitarra y jugar delicadamente con sus cuerdas, tal y como había hecho conmigo hacía tan sólo unas horas, y acudía a la llamada de su música como lo hice el primer día, con el corazón hinchado de lágrimas lluvia y los ojos alborotados por la desesperación el dolor.

Incluso cuando lo veía marchar desde la ventana, con ese balanceo en sus andares y la inseparable compañía de su fiel guitarra, que tantas veces nos hacía de celestina, transmitiendo todos esos sentimientos, esas sensaciones, que sus labios, probablemente, jamás sean capaces de decir o su corazón siquiera de aceptar.

Incluso en todos aquellos momentos, en mi mente todavía se dibujaba aquel día de lluvia de verano, de aroma de soledad, en el que él y su guitarra me devolvieron al camino, me devolvieron las esperanzas, y me brindaron algo con lo que, por fin, ya me sentía capaz de seguir adelante: simplemente él.

9 comentarios:

  1. Ah. Ah. Ah. Os ha costado contarnos la sorpresa pero, ha valido la pena esperar.

    Lo he leído con muchas ganas. Es un relato genial, que te hace estar en la situación de la chica de lleno, vivir lo que ella y sentir lo que está experimentando. No sé por qué antes estaba destrozada pero, reconforta saber que ese chico y su guitarra la han vuelto a recomponer.

    (Escribid más entradas así).

    Marta.

    ResponderEliminar
  2. Joder, es genial.
    De verdad, hacéis una buena fusión, y conseguís llegarnos y llenarnos.
    (Hacerlo más, os lo exijo.)

    Sinceramente, esperaba que fuera un final triste (-.- nunca puedo fiarme de vuestros finales) PEEEEERO NO, HA SIDO FELIZ, ha encontrado en él su armonía y su paz, ha vuelto a "nacer" gracias a él y a su música. Y puf, me ha encantado.

    Sin palabras,
    pero,
    Os admira mucho,
    Mir.

    ResponderEliminar
  3. Que lindo!!:)


    http://elcorteingles.glamour.es/street-fashion-show/participante/16

    http://www.facebook.com/AmandaChicFashionRoomLounge?ref=hl
    twitter & instagram : @fashionrlounge
    Fashion room lounge

    A chic kiss ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡Me perdí la última parte de "La de la sonrisa roja"! No, no te voy a mentir, se me pasó por completo, ¡menos mal que nunca ea tarde! ¿Y qué decirte sobre la última parte? Pues tan increíble como las anteriores.
    ¿Y quédecir sobre esta historia? Las dos habéis hecho algo magnífico, en serio, me encantan este tipo de entradas y la forma de organizarse para crear algo así. Me gusta mucho mucho. Me he puesto en la piel de la chica, y es que ya sabes, aunque mi historia no tenga nada que ver, me habéis hecho viajar a algún recuerdo bastante cercano, que ojalá tuviera un final bonito como este. No, no había guitarras ni nada por el estilo, pero supongo que sabes lo que quiero decir. Enhorabuena a las dos.

    Un beso <33

    ResponderEliminar
  5. Wow. Por separado ya sois buenas, pero juntas sois increíbles.
    Sois de esas personas que hacen una entrada conjunta y les sale de maravillas; porque sois como dos piezas de puzzle que encajan bien no, de maravilla.
    Coincido con Mir... ¡Vaya final! Al igual que con otras entradas tú misma nos sorprendiste con un final inesperado (no quiero dar pistas, nunca se sabe a quien le puedo chafar el final), pues vas a hora y nos sorprendes con un final feliz donde todo encaminaba a algo triste.
    Os admiro,
    juntas,
    y por separado,
    S.

    ResponderEliminar
  6. Algo así merece la pena.
    Es un relato precioso.
    xx
    http://www.diamond-ladies.blogspot.com.es/♥♥

    ResponderEliminar
  7. Yo también coincido con Mir, me esperaba otro final, pero este es jodidamente fantástico.
    Quiero mas entradas conjuntas vuestras, son increíbles, siempre, por separado, juntas... Me encanta.
    Aaaay jo, no tengo palabras.
    Os admira muy mucho, y gracias por la sorpresa,
    Lau.

    ResponderEliminar
  8. Me he perdido un poco, pero porque no conozco el principio de este relato, supongo.

    Comienzo a ver ya borrosillo (el ordenador me da sueño), así que buscaré el principio en otro momento. De todas formas, tengo que decir que me encantan esas sensaciones que transmite cuando habla de ese jugueteo de cuerdas.

    ResponderEliminar
  9. Ya comenté en el otro, pero es muy bueno y también me paso por aquí...
    http://beforethelightscome.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar